Bienvenidos a Ciencia en Canoa, una iniciativa creada por
Vanessa Restrepo Schild.

domingo, 28 de octubre de 2012

Suiza podría vivir otro tsunami, tras el ocurrido en 563

ORIGINAL: Publimetro

Lago Leman Foto: fabrice coffrini/afp.com
Suiza, que no tiene costa marítima, pero sí varios lagos, no puede descartar totalmente tener que volver a vivir otro tsunami como el que ocurrió en el año 563 en el lago Lemán, según un artículo publicado el domingo en la revista Nature Geoscience.

Los tsunamis, que suelen estar asociados a importantes terremotos, son particularmente temidos en las costas marítimas, tras los dramas acaecidos en Indonesia en 2004 y en Japón en 2011.

Sin embargo, un equipo de la Universidad de Ginebra demuestra que las regiones sin costa marítima ni mayores riesgos de sufrir terremotos importantes, tampoco están a salvo de los efectos destructores de los tsunamis.

Así, en el año 563, una ola gigante devastó la orilla del lago Lemán, el mayor lago natural de Europa Occidental, en lo que se conoce como la catástrofe del Tauredunum.

Dos relatos históricos describen este mortífero tsunami, causado por derrumbes en donde hoy es el cantón suizo de Valais, a más de 70 kilómetros de Ginebra, en el lugar en que el Ródano entra en el lago Lemán.

Este tsunami inundó la orilla del lago, arrasó pueblos, habitantes y animales, destruyó el puente de Ginebra y penetró en la ciudad, dejando muertos.

Un equipo de la Universidad de Ginebra, especializado en limnogeología (estudio de sedimentos lacustres), dirigido por Katrina Kremer, llevó a cabo una investigación en lo más profundo del lago.

Dicho estudio permitió descubrir un depósito gigante de sedimentos bajo el lecho del lago, el cual, según los investigadores, se depositó de una sola vez.

Este depósito tiene más de 10 kilómetros de largo y cinco de ancho, un espesor promedio de cinco metros y un volumen mínimo estimado en 250 millones de metros cúbicos, o sea el contenido de 100.000 piscinas olímpicas. El depósito es más espeso en el sureste, lo cual indica que su origen sería la región donde desemboca el Ródano en el lago.

Los investigadores también analizaron muestras biológicas, que confirman una datación que sitúa la llegada de ese depósito entre los años 381 y 612.

La secuencia exacta de los acontecimientos que vinculan los desprendimientos del monte Tauredunum y el tsunami del lago Lemán sigue siendo incierta, pero los investigadores emiten la hipótesis de que el impacto del desprendimiento sobre sedimentos arenosos desestabilizó los terrenos de la zona de entrada del Ródano en el lago, la cual se desmoronó, provocando el tsunami en la superficie del Leman.

Simulaciones informáticas mostraron que luego de un desmoronamiento de este tipo, una ola de 13 metros llegó al cabo de 15 minutos más tarde a Lausana y una de ocho metros a Ginebra, 70 minutos después.

Una reconstitución de la ciudad de Ginebra, basándose en la configuración del siglo VI, revela que una ola de ocho metros habría pasado por encima de las murallas de la ciudad, afectando el puente y los molinos, como lo describieran historiadores de aquella época.

Según los investigadores, un acontecimiento así podría reproducirse.

Hoy en día, más de un millón de personas viven a orillas del Lemán y la ciudad, según los investigadores, es sumamente vulnerable, dada su poca altura con respecto al nivel del agua y su ubicación en la extremidad del lago en forma de embudo, lo cual amplifica mucho la amplitud de las ondas.

"Queremos demostrar que las olas de un tsunami pueden afectar potencialmente a ciudades, alrededor de este lago o de otros grandes lagos del mundo", explicó Kremer a la AFP, para quien este riesgo, conocido por los geológos, ha sido "subestimado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada